Balché, Bebida Sagrada de los Mayas

balche Balché, Bebida Sagrada de los Mayas

El Balché es una bebida alcohólica muy común entre las antiguas culturas indígenas del sureste de México y Mesoamérica, también para los mayas. Con ella se llevan a cabo diversos rituales ceremoniales pues se considera que tiene propiedades de purificación.

Los Mayas Lacandones cantan rezos mientras lo elaboran, ellos creen que los dioses fueron los primeros en emborracharse y por lo tanto deben imitarlos para pasar por la misma experiencia. Los Lacandones llaman al balché “El señor Balché” y lo identifican con Bohr o Bol, el dios de la borrachera.

Las principales funciones del Balché según los mayas son dos:

1.- Purificación. Ayuda a las personas a purificarse para poder estar en la ceremonia, ayuda a la pureza corporal por su efecto laxante, así el hombre se limpia, de hecho, en algunas antiguas ceremonias incluían una miel fermentada llamada balché para hacerse enemas con fines de limpieza.

2.- Producir cierto grado de conciencia.  Esta bebida se considera sagrada pues permite pasar de un estado profano a uno sagrado. Los mayas utilizaban sustancias psicotrópicas o bebidas alcohólicas como estimulante de la conciencia, esto les permitía entrar en trance y así permitir a su espíritu traspasar umbrales hacia otras dimensiones y se consideraban divinos porque podían vincularse directamente con los dioses y ancestros ya que podían ascender al cielo, descender al inframundo o recorrer largas distancias y así conocer las causas ocultas de las cosas.

Para los mayas la naturaleza es muy importante pues posee misterios innumerables que no se ven a simple vista pero que son muy reales, a los cuales el hombre sólo puede acceder bajo el efecto de ciertas sustancias que cambian el estado de conciencia.

Este efecto embriagante no fue bien acogido entre los colonizadores españoles. Se cree que debido a su modo de consumo no familiarizado los hispanos vieron al demonio en el Balché y lo asociaban a serpientes y gusanos que carcomían el alma de los indígenas. Asimismo, se prohibió en nombre del cristianismo. Esta prohibición duró hasta que un maya de apellido Chi convenció a los españoles que el Balché tenía importantes beneficios para la salud. Muchos mayas habían muerto debido a la falta de Blaché así que los cristianos permitieron que se volviera a utilizar esta bebida en rituales y ceremonias.

 

Obtención y Modo de Preparación del Balché

Esta bebida se obtiene a partir del árbol Balché (Lonchocarpus longistylus) una especie endémica de la Península de Yucatán. Es un árbol que llega a medir hasta 10 m. de alto de follaje denso y redondeado, con flores que van desde el color lila hasta el morado, muy llamativas, sus frutos son vainas planas de hasta 10 cm. de largo. En la actualidad este árbol es sagrado y significa vida y fertilidad. A su alrededor se hacen ofrendas para pedir ayuda al dios Chaac por medio de una ceremonia llamada Ch’ a’ chaac mediante la cual piden que llueva en la milpa de maíz y que proteja a los animales.

Para preparar Balché se hierve la corteza del árbol del mismo nombre para quitarle lo amargo. Este proceso se lleva a cabo en un bebero o canoa, se pone a secar para después volver a hervirlo con agua virgen, ya sea de un cenote o de un río no contaminado para que la corteza suelte su esencia y su color rosa pálido. Se deja fermentar entre 2-3 días y se le agrega miel de abeja melipona (abeja maya). El resultado es de sabor dulce dulce, se sirve en jícaras y se les ofrece a todos los participantes de una ceremonia.

Hoy en día, es la bebida más conocida que se sigue utilizando únicamente en ceremonias. Incluso para muchos mayas es la única bebida sagrada que existe.

¡Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *