Calakmul, un gran reino maya entre la maleza

EY_Carrusel6-2 Calakmul, un gran reino maya entre la maleza

La poderosa ciudad maya de Calakmul es uno de los más grandes reinos mayas que se han descubierto. La vegetación selvática y la fauna son los señores actuales del reino, al llegar nos recibirán los atávicos rugidos de los Saraguatos (monos aulladores). Tanto por su entorno natural como por su interés cultural se ha declardado patrimonio mixto de la humanidad (UNESCO).

La visita a Calakmul sigue, a día de hoy, un recorrido muy parecido al que hicieron los primeros arqueólogos al explorar la reserva natural. La ciudad fue descubierta en 1931, pero no fue hasta medio siglo después, a partir de 1982, cuando se realizaron excavaciones a gran escala. Únicamente se ha restaurado una pequeña parte de la zona, el centro ceremonial. Con “pequeña” nos referimos a un paseo de dos a tres horas entre palacios y templos que incluyen la subida a tres impresionantes pirámides, con más de 45 metros de altura.

El sitio alcanzó su mayor esplendor en la época maya clásica entre el año 250 y 695 d.C., y se estima que estuvo habitado más de mil cuatrocientos años. En este período había más de 60 grandes reinos-ciudades mayas y de entre ellas destacaron Calakmul y su temible rival, Tikal, en Guatemala.

Estos enfrentamientos entre las dos súper potencias mayas, al estilo “Juego de tronos”, provocaron una guerra global que afectó a múltiples reinos vasallos y aliados por toda la región. Las alianzas llegaban hasta las lejanas ciudades de Piedras Negras, Yacxilán y Palenque en Chiapas, a Copán en Honduras y a la más poderosa ciudad del altiplano mexicano, Teotihuacán. Posiblemente esta guerra, datada en el período clásico tardío (600/800 d.c.), tuvo mucho que ver con el colapso y declive maya.

Hasta mediados del siglo XX se pensaba que los mayas, antes de la conquista española, fueron un pueblo totalmente pacífico cuyos gobernantes no tenían más ocupación que estudiar el firmamento y elaborar complejos calendarios. Esta visión cambió radicalmente tras el descubrimiento, en 1946, de las pinturas murales de Bonampak, en Chiapas (México). En ellas se representa una violenta batalla donde no faltan torturas y cabezas cercenadas.

En el centro de Calakmul se han encontrado criptas funerarias junto a más de 120 estelas minuciosamente labradas. Piedras que hablan de su pasado glorioso, de sus reyes y conquistas. Recientemente se han descubierto los murales pinturas mejor conservados del mundo maya, “la Señora Cielo del Norte” que por primera vez enseñan actividades cotidianas de la vida de esa época. Están fechadas entre los años del 600 y el 700 en pleno esplendor de la época clásica.

Podremos recorrer las ruinas de Calakmul y todos sus mistrios en nuestra Expedición Yucatán. ¿Nos marcamos un viaje de exploradores aventureros?

¡Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *