Descubriendo el Paraíso del Caribe Mexicano

Paraíso Mexicano Chac Mool

Un viaje debe ser una experiencia en la que se descubra algo, aunque muchas veces no sepas qué es o qué encontrarás; como esos cofres del tesoro que al abrirse otorgan riqueza, objetos únicos, reliquias, fotos o documentos que contengan historia. Un viaje debería ser una experiencia: debería revelar un secreto, desvelar los misterios, hacerte vivir lo inimaginable.

Hablemos hoy de lugares que han marcado la definición de paraíso, que disparan los sentidos y te envuelven con una magia haciendo brotar los sueños más recónditos. Hablemos de la belleza que desprenden las ciudades del Caribe mexicano y que despiertan pasiones a todos y cada uno de los visitantes de este rincón del mundo que cada año lo visitan.

Cancún, traducido del maya como “nido de serpientes”

Cancún es recomendada como primera opción en cualquier página de turismo al Caribe. Aloja alrededor de 1.000.000 de habitantes y lleva años con un crecimiento desbordante de fama internacional, sobre todo estadounidense, gracias a su masificada oferta hotelera y su desaforada vida nocturna. Cancún se ubica muy cerca de “Riviera Maya” lo que le sirve para aprovechar y explotar su fama y sus recursos. Fue la primera ciudad que saltó al estrellato por sus playas paradisíacas y por su clima tropical; los americanos enseguida le vieron sus encantos y transformaron ese recóndito pueblecito de pescadores en una urbe turística, preparada para acoger masivamente a visitantes en sus grandes centros comerciales y macrocomplejos hoteleros a primera línea de mar. Allí empezó la joda desaforada y la expansión del Caribe como destino turístico para la fiesta de los Spring Breakers y el relax de las familias con la pulserita todo incluido.

Playa del Carmen, el espíritu de la Riviera Maya

Dejando Cancún atrás, siguiendo la carretera federal hacia el sur, nos adentramos a la Riviera Maya, que comprende todo el territorio costero desde hasta llegar a Tulum. Y lo que podríamos considerar como la capital de Riviera Maya es Playa del Carmen, una ciudad en pleno proceso expansivo, con una población que no llega a los 200.000 habitantes con lo que aún conserva el hálito mágico de sus orígenes. Hoy en día es posible sentir aquellos años en los que fue un pueblo principalmente dedicado a la pesca.

 A diferencia de la masificación descontrolada de Cancún, en Playa del Carmen aprendieron de sus y han optado por mantener la esencia de la ciudad, conservando calles tan emblemáticas como la Quinta Avenida, con sus comercios artesanales, y los bares con músicos en vivo que nos amenizan la tarde mientras tomamos unas chelas. Los complejos se distribuyen a lo largo de toda la costa y en sus recintos han sabido combinar las villas con la vegetación selvática de palmeras y manglares, con lo que en los hoteles encontraremos una gran variedad de fauna residente en el todo incluido. Cualquier persona que busque la idea de paraíso como espacio para apreciar la belleza de una tierra bendecida por su clima y entorno natural, encontrará aquí un rellano para no dejarlo nunca.

Pueblo de Tulum, el paraíso en mayúsculas

Continuando la ruta hacia el sur, los viajeros se llenarán de ilusión por los días y experiencias que se podrán pasar sumergiéndose en las maravillosas playas de Tulum el lugar más bohemio y chic del Caribe; a pocos pasos de la zona arqueológica de Tulum con vistas a los magníficos colores turquesas del caribe; donde su alrededor se podrá nadar en los cenotes sagrados, ríos subterráneos naturales de agua pura que se han usado durante siglos para limpiar el cuerpo y el espíritu. El entorno maya sigue vivo, sus habitantes contagian con sus tradiciones y cercanía al visitante, quizá por eso, aunado a la belleza del lugar, haga que el Pueblo de Tulum sea un sitio especial y único.

Este es el secreto: Imagina que mientras cruzas el Atlántico, descansando por todo lo que viene por vivir, boletos en mano para visitar Cancún, Playa del Carmen, Tulum, piensas que sin duda vas a visitar un lugar en la tierra que llama a los viajeros más inquietos por conocer una tierra con siglos de historia, con una belleza que despierta los sueños. Vas en camino, llegarás desde el aire y recorrerás la tierra que ha convencido a la humanidad que el paraíso existe.

Está ahí, esperándote. Si lo imaginas, ya estás en camino.

¡Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.