Muelle de San Blas, una historia bien romántica

mex-late Muelle de San Blas, una historia bien romántica

muelle de san blas

El muelle de San Blas está en el pueblecito tropical pesquero de San Blas está situado en la costa del Océano Pacífico  al norte de la Riviera Nayarit.

En este lugar se combinan playas extensas, gastronomía mexicana, historia, cuentos, leyen.

Es uno de los puntos mágicos de la cosmovisión de antiguas civilizaciones indígenas  (La Piedra Blanca “Tatéi Haramara” de los huicholes). Donde aún podremos ver  a los Wixarika de peregrinaje a su roca sagradadas y una naturaleza única.

También tiene  reservas naturales como la Tovara, cubierta de manglares estuarios, lagunas donde hay una de las mayores concentraciones de aves del hemisferio norte durante los meses de noviembre hasta abril.

Aún conserva restos coloniales; fue uno de los puertos principales desde donde salían expediciones españolas  hacia el norte de la costa del Pacífico, de ahí salió la expedición de franciscanos de Fray Junipero hacia California  con el fin de colonizar y evangelizar.

En los meses de diciembre a marzo hay un evento único de la naturaleza,  le llegada de la migración de ballenas jorobadas que después de un pequeño viaje desde Alaska. Alcanza las cálidas aguas para ahí aparearse, reproducirse y dejarse ver dando impresionantes saltos de casi 3 metros. En  marzo/abril  junto con sus pequeñas crías “nayaritas” de casi 6 m de largo, emprende el regreso a las costas de aquel gélido estado americano.

Historias como la “Loca del muelle de San Blas” y su trágica historia de amor que inspiró una de las canciones de amor más bonitas de la década de los 90. Compuesta y cantada por el grupo Maná.

Según cuentan en el pueblo, faltaba una semana para que Manuel y Rebeca se casaran, cuando este salió a pescar el día que un terrible huracán azotó el Pacífico.

Nunca más se supo de él y jamás apareció su cuerpo, quedando Rebeca sin consuelo y trastornada por el duro golpe. Día tras día la mujer acudía hasta el muelle de San Blas, normalmente vestida de blanco, para esperar cargada de esperanza el regreso de su amado.

Esta es una historia real, las cenizas de Rebeca se esparcieron en las aguas que rodean la Roca Blanca en frente del muelle de San Blas.

Este lugar mágico lo descubrirás en la ruta del Pacifico & Riviera Nayarit  

¡Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *