Teotihuacán

Antes de que hubiera día en el mundo, se reunieron los dioses en Teotihuacán.

En el consejo de dioses preguntaron;

-¿Quién alumbrará al mundo?

Tecuciztécatl y Nanahuatzin dijeron;

-Nosotros lo alumbraremos

Luego los dos comenzaron a hacer penitencia para llegar puros al sacrificio. Después de cuatro días, los dioses se reunieron alrededor del fuego.

Iban a presenciar el sacrificio de Tecuciztécatl y Nanahuatzin.

Nanahuatzin entro en el fuego primero seguida por Tecuciztécatl

Después los dioses miraron hacia el Este y dijeron:

-Por ahí aparecerán Nanahuatzin Hecho Sol y Tecuciztécatl la Luna. Y fue cierto.

Desde entonces hay día y noche en el mundo.

 

Teotihuacán, la metrópoli mesoamericana que influyó a los mayas

Los vestigios de la gran Teotihuacán se encuentran en el Estado de México, muy cerca de la capital mexicana, a tan sólo 50 km al noreste de la Ciudad de México. Teotihuacán, conformada por grandes templos piramidales escalonados a manera de quincunce, fue un sitio ceremonial en el que los antiguos hombres eran preparados para ascender a dioses. Los hombres vivían un proceso de transformación que, según creen los expertos, está ligado con el proceso de la muerte y un nuevo renacer –una especie de espacio rumbo al inframundo donde la serpiente aprende a “volar”, representada como Quetzalcoatl. Así pues, el nombre popular que se le dio a la ciudad fue “Ciudad de los dioses” o “Lugar donde fueron hechos los dioses”.

Teotihuacán, la más imponente metrópoli del altiplano mexicano, fue contemporánea de algunas de las principales ciudades de Mesoamérica, como Cholula, Monte Albán y varias del mundo maya como Tikal y Calakmul lo cual la llevó a extender su influencia por una buena parte del área. En Teotihuacán se inician muchos de los conceptos que se verán en ciudades posteriores, desde la orientación de sus principales edificios hasta el trazo de la ciudad misma. Dejó constancia, asimismo, de rituales cuya importancia se ve plasmada en sus murales y del culto a divinidades que trascenderán el tiempo.

Aun siendo Teotihuacán el epicentro de una cultura extensa, que influenció el desarrollo político, económico, social y religioso, la civilización teotihuacana permanece envuelta en misterio, ya que fue abandonada en el siglo VIII. Pero nunca olvidada, desde el siglo XIX los viajeros se han maravillado de su monumentalidad, sus pirámides, las pinturas policromadas, la planificación… incluso antes de las investigaciones arqueológicas.

subo Teotihuacán, la ciudad donde los hombres se convierten en dioses

Qué encontraremos en Teotihuacán

Se conoce de la historia de Teotihuacán que duró cerca de 700 años, desde el primer siglo de nuestra era, cuando se convirtió en el centro urbano dominante del altiplano central de México, con cerca de 150 mil habitantes, pasando por la construcción de tres de las estructuras monumentales más emblemáticas del México prehispánico —la Pirámide de la Luna y la del Sol.

La Pirámide del Sol, donde podrás subir a la estructura más grande, tiene una altura de 63 metros y con una planta casi cuadrada de aproximadamente 225 metros por lado; por lo que suele compararse con la pirámide de “Keops”, Guiza (Egipto). La escalinata contaba con 260 escalones (actualmente tiene 238), que correspondían a 52 peldaños por cada sol o era.

La Pirámide de la Luna, una estructura que se levanta a 42 metros del suelo; importancia que adquiere por el hallazgo de restos humanos y ofrendas de joyas, jade, obsidiana, concha y cerámica, además de entierros humanos.

La pirámide de la Serpiente Emplumada o Quetzalcoatl es el tercer edificio de mayor envergadura de Teotihuacán. Debe su nombre a que fue decorado con esculturas que representan a la serpiente emplumada. El conjunto forma una gran plaza cuadrangular de aproximadamente 400 metros por cada lado y fue construido sobre el 200 d. C.

La Calzada de los Muertos, la espina dorsal que conecta estas dos grandes pirámides y diversos edificios, tiene casi cuatro kilómetros de largo. Es el principal acceso para todos los templos de la zona arqueológica.

Si buscas un viaje fin de carrera donde conocer muchos sitios mágicos y mucha fiesta la combinación perfecta es la Gran Ruta de las pirámides & Riviera Mayasolicita tu presupuesto! 

Está impresionante zona arqueológica y su belleza del lugar le permitió ser nombrada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1987.

Más información, vía video INAH TV:

El viaje fin de carrera es una experiencia única e irrepetible! Por eso ademas de las opciones clásicas de solo Riviera Maya os ofrecemos Rutas y Gran Rutas + Riviera Maya, la combinación perfecta para los que buscáis mas! Donde  descubriréis lugares únicos y tendréis experiencias inolvidables.

En Riviera Maya ademas de las clásicas Cocobongo, Catamaran Isla Mujeres os proponemos excursiones únicas como Rio Sagrado&playas de Tulum, Sian kaan… esencia natural de este mágico lugar.

¡Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *